La alimentación y las reuniones sociales.

Una de las mayores complicaciones y barreras que se encuentran a la hora de querer conseguir un objetivo como el descenso de peso o el mantenimiento de hábitos saludables es la concurrencia a eventos o reuniones sociales como son las juntadas con amigos, las fiestas, cumpleaños, reuniones laborales, entre otras… ¿Qué consejos de alimentación podemos tener en cuenta?

Por Mica Méndez

Equilibrio y moderación.

A veces creemos que con cuidar lo que comemos, las cantidades que comemos y hacer actividad física durante la semana es suficiente para contrarrestar las ingestas abundantes que se producen durante el fin de semana o en los eventos sociales que se nos presentan. Lamentablemente, estas ingestas excesivas pueden echar a perder los esfuerzos que hacemos para cuidar nuestros hábitos el resto de los días.

¿Esto significa que debemos privarnos de las reuniones sociales, llevar nuestro tupper con comida o no comer durante la reunión? Por supuesto que no. Nuestra prioridad en estas circunstancias es encontrar el EQUILIBRIO y la MODERACIÓN en lo que consumimos.

¿Por qué no puedo equilibrar mi alimentación?

Algunas razones que pueden dificultar la búsqueda y puesta en práctica del equilibrio y la moderación en nuestra alimentación son:

  • Evitar de forma excesiva la ingesta de alimentos no tan saludables durante la semana, permitiéndonos consumirlos únicamente en reuniones sociales/fines de semana. Esta conducta puede generar mucha ansiedad por determinados alimentos y que luego, sea mucho más difícil controlar las cantidades cuando nos encontramos frente a dicha comida.
  • Consumir determinado alimento con pensamientos cómo: “No lo voy a volver a consumir por mucho tiempo” o “Ya descarrilé en la alimentación así que para qué cuidar la cantidad”.

Al saltear comidas anteriores con el fin de compensar lo que se va a comer en la reunión social, llegamos con más hambre al evento y con menor capacidad de tomar decisiones inteligentes en lo que respecta a qué comer y cuánto comer.

Disfruta con estos cuatro consejos:

  • No saltear ninguna comida previo al evento: Llegar a la reunión social sin hambre nos va a permitir elegir de forma más inteligente, va a reducir el deseo por aquellos alimentos que habitualmente no consumimos y va a permitirnos moderar las porciones con mayor facilidad.
  • Comer despacio: Un poco de la mano de la recomendación anterior, si llegamos con poco hambre al evento, vamos a poder masticar y comer más despacio. Esto va a permitirnos ser más conscientes de nuestro nivel de saciedad. Muchas veces comemos tan rápido que no le damos tiempo al organismo de avisarnos que ya fue suficiente comida. Una vez que dicha señal llega ya comimos en exceso. Por lo tanto, comer despacio nos va a ayudar a recibir la señal antes de haber ingerido alimentos en exceso.
  • Planificar siempre que sea posible: Si tenemos 2 o 3 eventos sociales en la semana intentar elegir opciones más saludables en la mayoría de ellos y dejar una de las reuniones para disfrutar lo que queramos consumir (siempre manteniendo la moderación en las porciones).
  • Si vamos a un evento donde sabemos que va a haber un alimento o comida con la que nos cuesta moderarnos, podemos proponernos un objetivo. Ej: “en vez de comer 5 empanadas, cómo de costumbre, voy a comer 2 o 3”. De esta forma, nos va a hacer más fácil moderar la cantidad. Cuando uno se propone un objetivo, más allá de que no lo pueda cumplir al pie de la letra, logramos mejorar nuestro desempeño. En el caso de la alimentación, podríamos decir que si no cumplimos nuestro objetivo porque nos tentamos, lo más probable es que terminemos consumiendo 4 empanadas en vez de 5. Más allá de que no cumplimos nuestro objetivo principal, redujimos la cantidad de empanadas que solíamos consumir. 
  • No restringir el consumo de ningún alimento SÓLO a reuniones sociales: Es importante entender que dentro de un estilo de vida saludable, si bien debemos intentar que nuestra base sea una alimentación saludable, podemos consumir el alimento que queramos respetando la porción y moderando la frecuencia de su consumo. Por lo tanto, si nos juntamos con amigos a comer pizza debemos saber que, si dentro de dos días volvemos a tener ganas de consumir pizza, podemos. De esta manera, cambiamos el pensamiento de “tengo que aprovechar para comer mucha pizza hoy porque después por mucho tiempo no vuelvo a comer” a “voy a comer y disfrutar de 2 porciones ya que si dentro de dos días vuelvo a tener ganas de comer pizza, puedo”.
  • Siempre volver a nuestra alimentación habitual: Por hacer una comida de forma no tan saludable no significa que hayamos echado todo a perder. Por lo tanto, intentemos evitar pensamientos cómo “ya comí mal hoy entonces voy a seguir comiendo mal”. Tampoco intentemos compensar lo que comimos en la reunión salteando comidas posteriores ya que se crea un círculo vicioso de “comer en exceso – culpa – restricción”. Después de una reunión social siempre hay que volver a los hábitos saludables: alimentación completa y actividad física.

La licenciada Micaela Méndez, nutricionista autora de esta nota, nos dice: «¡Espero que estos consejos los ayuden a lograr sus objetivos mientras disfrutan de sus juntadas con amigos, cumpleaños o eventos! Digamosle NO a la restricción y SÍ a la moderación.»

Desde Docturno sabemos que, antes de comenzar cualquier cambio de hábito alimenticio, es necesario consultar con un profesional de la salud. Pueden tomar un turno con Micaela Méndez haciendo click aquí o ingresando en www.docturno.com

Si les interesó esta nota, los invitamos a recorrer nuestro blog. Encontrarán más notas como la de Laura Romano de Integral Nutrición o bien sobre nuestras agendas digitales para consultorios.

¡Hasta la próxima!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Siguenos

Dejanos tu correo y recibe las últimas novedades y noticias de Docturno.

Artículos relacionados