Día Mundial de la Depresión

La OMS determinó el 13 de enero como el Día Mundial de la Depresión para generar conciencia sobre este trastorno que afecta a más de 300 millones de personas alrededor del mundo.

Definamos «Depresión»

La depresión está rodeada de mitos. Según la psicología y psiquiatría es un trastorno que no es sinónimo de pesimismo ni tristeza ni de las posibles variantes de estados de ánimo que pueda atravesar una persona.

Es importante desmitificar los síntomas de la depresión. Estos son: descenso marcado del estado de ánimo, pérdida de interés y capacidad de disfrutar, reducción de energía, alteraciones del sueño y del apetito, ansiedad, dificultades para concentrarse, baja autoestima, entre otros.
Todos estos síntomas son considerados parte de un cuadro depresivo en el caso de que se sostengan por más de dos semanas y deben ser diagnosticados por un profesional de la Salud. Durante un episodio depresivo, la persona afectada experimenta dificultades considerables en su funcionamiento personal, familiar, social, educativo, ocupacional y en otros ámbitos importantes.

¿Cuáles son sus causas?

No hay una causa precisa que pueda desencadenar este tipo de trastornos. Puede tratarse de un elemento genético que produce desequilibrio químico en el cerebro, como también puede desprenderse de un acontecimiento traumático o ser parte de los efectos secundarios de algún medicamento. 

La depresión está presente en todo el mundo. Se estima que afecta a un 3,8% de la población. Por esta razón, es importante generar conciencia ya que en el peor de los casos puede llevar al suicidio, siendo la segunda causa de muerte en el grupo etario de 15 a 29 años.

¡Hablemos sobre Salud Mental!

Desterrar mitos también es fundamental en este caso. Por ejemplo, es muy frecuente escuchar “Si una persona quiere suicidarse, lo hace. No avisa”. Esta enunciación es muy peligrosa y debe desterrarse ya que una persona con comportamiento suicida puede hacer llamados de atención claros y concisos que requieren una atención psicológica y/o psiquiátrica. Otro mito es relacionar a la depresión con falta de optimismo o creer que su recuperación es 100% voluntaria. Se trata de un trastorno mental que requiere de  atención profesional, como cualquier condición médica

Hablar de estos temas sin tabú puede salvar vidas. Es necesario desterrar los mitos que nos rodean para poder poner foco en la importancia de la Salud Mental. Hablar sobre la depresión con familiares o personas cercanas puede ser un gran primer paso.

¿Y ustedes? ¿Qué piensan?

Los invitamos a recorrer nuestro blog.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Siguenos

Dejanos tu correo y recibe las últimas novedades y noticias de Docturno.

Artículos relacionados